¿Te acuerdas cuando hablábamos de aquello de que los gatos son carnívoros estrictos? y que precisamente para ellos la cuestión de la dieta es fundamental para su salud? Pues como ya algunos sabéis, otros intentamos y otros consiguen, nuestros queridos gatos son algo más complejos a la hora de hacer un cambio tan importante en su  rutina.

Pero ¡ojo! ellos serán los más agradecidos y los que más disfrutarán una vez sigan una dieta cruda especialmente diseñada para ellos.

El gato, como especie está diseñada para mantener una alimentación en base a proteínas y grasas animales. Esto además de ser una verdad aceptada biológicamente hablando, sólo tendrás que ver los cambios que se producen en un gato por ejemplo de pasar de un pienso alto en cereales, y por tanto azúcares, a otro puramente proteico.

Lo mismo ocurre cuando se cambia a una alimentación natural y comienzas a ver que se solucionan algunos problemas que han acompañado a tu gato toda su vida. Seguramente sea una de las mejores decisiones para mantenerlo saludable y nuestra intención es ayudarle a que consigáis este cambio de forma sencilla y segura.

Tomas diarias

A diferencia de los perros, que pueden alimentarse perfectamente una vez al día e incluso es recomendable hacer ayuno, con nuestros gatos no hay nada que discutir, puesto que podemos poner en riesgo su salud. Por lo que al menos daremos entre dos y tres tomas al día en gatos sanos y adultos.

Nunca tu gato deberá permanecer más de 24-28 horas sin comer debido al peligro de sufrir lipidosis hepática, salvo que tu veterinario recomiendo por algún problema de salud saltarnos algunas tomas

En caso de hablar de cachorros necesitaremos repartir más tomas dependiendo de la edad y del estómago de tu gatito, así como en los casos de padecer alguna enfermedad donde sea de mayor importancia dar menos cantidad de comida pero repartidas en muchas tomas a lo largo de un día.

Calculando cantidades

Si bien es cierto que los gatos caseros suelen tener un consumo de energía más bien bajo, también cada vez es mayor la tendencia del gato outdoor, así como de los casos de aquellos que son más inquietos y juguetones.

Como siempre el equilibrio para tu gato dependerá de su actividad y estilo de vida, pero para iniciarnos lo mejor es comenzar a calcular entre el 2% y el 4% de su peso vivo (peso ideal). Sólo en los casos en los que tu gato tenga un consumo calórico muy elevado podrías subir ligeramente el % pero deberás valorarlo dependiendo de su condición física y peso.

Menú BARF ACBA

Nosotros te recomendaríamos buscar el equilibrio partiendo del 3%, y subir o bajar poco a poco, hasta encontrar la cantidad exacta. Por ejemplo, para Kyo el equilibrio ha resultado ser entre el 2,5% – 2,8%. Aquí la observación es fundamental para valorar si incrementar o reducir dependiendo no sólo de su actividad, sino de cómo se comporta su propio organismo, las estaciones del año o determinados momentos en los que tu gato puede sentirse más apático.

Antes de continuar, eso sí insistimos, si tu gato está rellenito o pasado de kilos, esta alimentación es muy buena para ellos, pero no deja de ser un cambio de alimentación, así que evitar poner a dieta desde el minuto uno para evitar estrenar a vuestro gato.

Una vez ya hayas realizado la transición y le proporciones una dieta variada podrás llevar a cabo un plan para bajar su peso de forma segura, y apoyándote en alimentos menos calóricos, y más saciantes. De igual forma, si queremos que nuestro peludo engorde lo mejor es hacerlo progresivamente y no forzando ni su estómago ni su sistema digestivo.

Dicho esto, hay que saber que al preparar una alimentación apropiada a la especie el cuerpo tiende a regularse de forma natural motivo por el cual luego los ajustes son más suaves y menos agresivos para el organismo.

Proporciones y alimentos

La dieta  de nuestros gatos estará compuesta mayoritariamente por carnes con su grasa, huesos carnosos y vísceras, de las cuales, la mitad de ellas serán hígado.

El corazón también tendrá una importancia especial puesto que la taurina no se sintetiza en su organismo por lo que será necesario hacerlo a través de la dieta y preferiblemente evitando la carne picada (este aminoácido se degrada mucho al triturarse ya que la oxidación es mayor).

También deberemos aportar alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, por lo que el pescado azul será un buen aliado, sobre todo el de menor tamaño como boquerones y sardinas, de los cuáles también podrán dar buena cuenta de ello en las cabezas, lugar donde hay mayor concentración de este ácido graso.

Vegetales sí, vegetales no. Siempre habrá partidarios y detractores de si incorporar en la dieta felina vegetales y frutas ya que en la naturaleza parecen sólo disponer de este aporte de fibra a través del contenido estomacal de las presas. Así que si te decides a incorporarlas las puedes dar en papilla, a temperatura ambiente o templadas, y si quieres puedes mezclarlo por ejemplo con carne o vísceras trituradas, yogur o kéfir.

Y si ya tu peludo es fan de algún vegetal o fruta en particular puedes aprovecharlo para incluirlo en su dieta ya sea en su comida diaria o a través de premios naturales.

Por último, os dejamos algunas de las pautas que se siguen a día de hoy tanto con vegetales o sin ellos, todas opción válidas y saludables. Y a saber si tienes alguna duda alimenticia en cuanto a qué puede o no comer tu gato, pero sobre todo si tiene alguna patología anterior no dues en contactar con un especialista en nutrición.

Buscando el equilibrio en la dieta

Ya comentamos en el post perruno homólogo que una de las grandes cuestiones, y la que más puede preocuparte es conseguir una buena alimentación equilibrada que cubra las necesidades de nuestro gato. Este equilibrio a veces parece algo complicado para la mayoría de mortales, sobre todo cuando hablamos de felinos, puesto que sus opciones de piezas y carnes parecen inferiores debido a su menor tamaño.

  • Entonces, ¿qué podemos hacer nosotros? ¿qué puedes darle a tu gato para asegurarte que esté sano y reciba todos los nutrientes necesarios?Lo primero y ante de empezar plantéate, sino lo has hecho ya, hacer una analítica completa, incluyendo una prueba llamada SDMA. Lo más importante saber es si hay algún deterioro o desequilibrio antes de cambiar la dieta, no sólo para saber qué existe, sino para ajustar la dieta desde el principio y re equilibrar el organismo si existe algún desequilibrio específico.
  • Debido al menor tamaño de un gato, por norma general, las piezas de carne disponible pueden hacerte caer en una monotonía de proteínas y acabar variando sólo entre unas pocas. Además, una mayor variedad facilitará que nuestro gato siempre coma de todo y no tengamos problemas de aceptación a lo largo del tiempo. Nosotros por ejemplo incorporamos también ternera deshuesada, venado, aves de caza o cerdo, además del pescado.
  • El hueso carnoso también  es importante en la dieta de nuestros gatos. ¿Cuáles son los más apropiados? Los huesos carnosos de pequeños animales como los cuellos de pollo, codornices, pajaritos, costillas de conejo e incluso porqué no pequeños trozos de carcasa de pollo. Eso sí nunca te limites a dar siempre un mismo hueso, dale variedad, y si tu miedo a los atragantamientos no te deja respirar puedes triturarlos en casa. Recuerda que sustituirlo por un suplemento sólo debería hacerse bajo recomendación médica.

Pero, ¿y mi gato que siempre ha comido lo mismo querrá la comida cruda?

De entrada, te parecerá que no es posible, los gatos pueden ser muy obstinados o mejor dicho parecerlo. Nosotros vivimos de primera mano cómo ‘no hacer un cambio de alimentación’ y es que para ellos hacer una transición progresiva puede ser la clave.

Por tu parte no te preocupes que sea crudo, si eres escrupuloso en cuanto periodos de congelación y procedencia de la carne, sólo tendrás que preocuparte si a tu gato le gusta, pero es más que probable que la textura de la carne cruda le sea más jugosa y apetecible por su naturaleza, así como pasa con la comida húmeda.

Aun así, si al inicio tienes alguna reticencia puedes cocinarla suavemente ‘siempre hablando de carne magra sin hueso’, dejando hecho el exterior y crudo el interior, por ejemplo sumergiendo durante pocos segundos la carne en agua hirviendo, lo que matará cualquier bacteria en la superficie manteniendo crudo y con su agua natural en el interior. Nada más sencillo.

Primeros menús

No es cuestión de sufrir con la dieta de nuestros peludos, y en vuestros primeros menús la sencillez será tu gran aliada, tanto para su paladar como para su salud. Iremos incorporando proteínas y vísceras progresivamente lo que hará que en un futuro cercano tu gato esté disfrutando de una amplia variedad de nutrientes.

Procura además no retirar partes como la piel o ciertas grasas de la carne, también son necesarias en la dieta y dejar la carne magra no hará más que restarle valor nutricional.

La progresión una vez más será cuestión de tu compañero, de sus exigencias y de cómo realicemos la dieta de transición, pero te aseguro que no es ni tan complicado, ni tan engorroso, lo decimos nosotros que realizamos el cambio de nuestra gatita de 14 años, comedora de pienso toda su vida y diagnosticada de insuficiencia renal.

Enseñando a comer a nuestros gatos

Es normal tener miedos al comenzar una dieta de alimento crudo y más si nombramos los huesos como parte indispensable en la alimentación. A muchos les genera temor como para dar la comida completamente triturada y en otros casos incluso se acaba por abandonar este tipo de nutrición.

Como en todo es cuestión de empezar y tomar ciertas precauciones, pero sobre todo de enseñar a nuestros gatos a gestionar los trozos de carne con sus pequeñas fauces y garras.

Ya sean huesos o sencillamente carne o vísceras os aconsejamos siempre que una vez terminada la transición deis piezas de carne adecuadas a su boca pero que sea necesario masticarlas hasta llegar al tamaño que deseéis y esté dentro de las capacidades de vuestro peludo.

En cuanto a los huesos nada más sencillo como ofrecerle un hueso carnoso para principiantes : quizás un trozo de alita pegado a la pechuga, con su piel o un poco de codorniz o costillas de conejo.

Sujeta el hueso para que intente tragar y espera que comience a intentar tirar y crujir el hueso, pronto será consciente que lo tiene que triturar y colocárselo el mismo en la boca y las patas para ayudarse a gestionarlo. Además, estando tú vigilando evitarás los temidos accidentes.

Llegados a este punto sólo te queda organizarte un poco, preparar una dieta de transición adecuada y sus primeras semanas con una dieta cruda, pronto verás los muchos cambios en tu compañero y seguramente incluso otros que ni imaginabas. Pero antes de deciros hasta luego, y como viene siendo costumbre en el blog os dejamos nuestras recomendaciones personales:

La comida siempre en tomas, di adiós a los boles con comida a libre disposición. Uno de los pasos más importantes en el cambio de dieta es también un cambio de hábitos que sean más saludables y cercanos a la propia naturaleza de nuestro gato. Por lo que el buffet libre es una mala opción, sobre todo si tu gato tiene algún kilo de más.

Busca la variedad en la dieta. En los últimos años nuestros gatos se han ganado la reputación de caprichosos con la comida, y es que dejan de comer de un día a otro lo que era su comida favorita. Esto responde a su naturaleza de carnívoro cazador, y una vez comencéis una dieta cruda para proveer un balance adecuado de nutrientes buscad siempre una buena cantidad de carnes diferentes para rotar. Lo que no sólo es adecuado, sino que además conseguiréis una mejor aceptación de los alimentos a lo largo plazo, y pudiendo implementar otros con mayor facilidad.

Toma nota de sus gustos personales. Habrá algunas carnes que a tu gato no le apasionen especialmente, incluso alguno alguna que deteste. No lo pases por alto y no lo fuerces a comer cosas que realmente no quiere. Salvo si tenemos que aportar el hígado o el corazón que podemos camuflar. De la misma forma si ves que hay cosas que le resultan más apetecibles tenlas en cuenta de cara a tener que estimular el apetito en alguna etapa un poco delicada, o por ejemplo usarlas como premio.

Nos puedes seguir a través de nuestras RRSS y no dudes en compartir!