Todos queremos que nuestros perros y gatos estén tan sanos y felices tanto como nos sea posible, y compartir una larga vida junto a ellos. Pero en el día a día nos encontramos siempre con preguntas y dudas, con criterios que a veces ni comprendemos, y opiniones de todo tipo que nos complican la tarea de saber si estamos haciendo lo mejor para nuestros compañeros.

A día de hoy, internet, tiendas de animales, bloggers y webs, seminarios, veterinarios, amigos, experiencias, nos brindan una cantidad de información inmensa y en la mayoría de casos contrapuesta. Porque da igual toda la información que tengamos si carece de contexto.

Así que a mí personalmente me gusta más acercarme a este asunto tomando la aceptación de bienestar más literal, y que podremos encontrar en cualquier buen diccionario:

Bienestar obviamente es la unión de ‘bien y estar’ que en sus tres acepciones seguro es lo que cualquiera de nosotros querríamos:

    1. Conjunto de las cosas necesarias para vivir bien
    2. Vida holgada o abastecida de cuanto conduce a pasarlo bien y con tranquilidad
    3. Estado de la persona en el que se le hace sensible el buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica.

Parece sencillo, pero entramos en que, dependiendo de la persona, un determinado contexto y su situación el concepto de bienestar variará. Para muchos el bienestar se limitará a dar techo, comida y unos mínimos servicios veterinarios, mientras que para otros la preocupación abarcará la educación, la alimentación o algo tan sencillo como el cariño.

¿Entonces?… Para mi a día de hoy la respuesta es sencilla. Nosotros somos los que decidimos en la mayoría de casos compartir nuestro tiempo con nuestro peludo, es una decisión nuestra, y somos nosotros los únicos que podemos controlar prácticamente todos los parámetros que afectarán a cada etapa de su vida. Cada decisión y cada medida que tomemos les afectarán, nos convertimos en dioses de su universo, en gobernantes de su mundo y en los compañeros de su día a día.

Precisamente por esto tenemos que ser conscientes del poder y la responsabilidad que tenemos entre manos, de forma honesta y sincera, todos nuestros actos afectarán a su bienestar e incluso al bienestar de la convivencia mutua.

Bienestar sencillamente es concienciarnos, involucrarnos, formarnos e informarnos sin dar a ciegas por sentado las afirmaciones absolutistas en la vida de nuestros compañeros, porque cualquier especie es evolución, y en la evolución, el conocimiento y la capacidad de decisión en mi humilde opinión está la clave.

No dejemos que las ideas cerradas nos nublen el juicio, lo que era cierto hace 20 años es posible que quede obsoleto, ¿acaso no se dijo que la tierra era plana o que el átomo no podía dividirse?

Tan sólo habrá una verdad que para ti será invariable ‘’para tu perro, o, para tu gato tú eres lo más importante y estará a tu lado pase lo que pase’’. Por eso mismo seguro que quieres compartir muchos años juntos, y también te preocupa su bienestar y salud, a mi no me cabe duda de ello y por este motivo nace este proyecto.

Invitados estáis todos a caminar junto a nosotros, compartiendo y descubriendo, porque ha llegado el momento de cambiar y dejar la huella que nuestros compañeros se merecen.