Una de las carnes que no pueden faltar en la dieta de tu perro o gato,  y también muy apropiadas para  para perros con algún kilo de más, alérgicos al pollo, o en dietas más suaves es el conejo.

En esta ocasión tenemos lomo de conejo con parte de sus vísceras (riñón, corazón), calabacín triturado y un poco de piña natural de temporada que teníamos para nosotros también en casa.

Nuestra recomendación, conejos troceados para perros pequeños, conejos enteros para los más grandes. Eso sí, para los peques una precaución, las patas del conejo son muy duras por lo que en este caso la parte de la espina y costillas serán un hueso carnoso estupendo.

No olvidéis que también podemos sacar la carne de las patas.Lo bueno en estas dietas es que pocas cosas se desperdician y podemos ajustar siempre a nuestras necesidades.