En los últimos años se habla mucho sobre alimentación natural, comúnmente conocida como BARF o ACBA, y en la que los dueños de la mascota suministran carne y huesos crudos junto son otros ingredientes a sus perros y gatos. Esto será en gran parte de lo que nos hablará la mayoría de la gente que comenta sobre este tipo de dietas, pero todavía hay mucho desconocimiento y quizás cierta confusión. Pero…

¿Qué es la alimentación natural realmente?

La alimentación natural en perros y gatos no es ni más ni menos que una dieta evolutiva adaptada a las características y necesidades propias de cada especie ya sea un perro, un conejo o una serpiente. Esto es, una dieta aproximada a lo que consumirían nuestras mascotas en libertad en la naturaleza. Evidentemente nuestros perros y gatos no son salvajes, no viven en la naturaleza, sino muchas veces en una ciudad, por lo que esta dieta está basada en la imitación de la misma, pero en nuestras condiciones actuales.

Tanto perros, como gatos, igual que el resto de especies, tienen unas características únicas, inherentes que tan sólo se modifican a lo largo de la evolución tanto en su morfología, como en su fisiología.  Por tanto, es vital cubrir las necesidades nutricionales propias de perros y gatos para un funcionamiento óptimo de su organismo con alimentos de alto valor biológico.

Podemos suministrar muchos tipos de alimentos a nuestras mascotas, pero no todos cubrirán sus necesidades

La alimentación siempre tendrá un efecto directo sobre la salud

Dentro de una alimentación natural las proteínas de origen animal tendrán un peso muy importante, y serán esenciales para gran parte del funcionamiento del organismo, en perros entre el 65-80% se corresponderá  a carnes y huesos carnosos, y en gatos, carnívoros estrictos del 70-80%. Por otra parte, también tendrán una relevancia especial grasas, hidratos y por supuesto vitaminas y minerales que conformarán principalmente una dieta aproximada a lo que sería en la propia naturaleza.

Contaremos en nuestra dieta generalmente con carnes, vísceras, verduras y frutas como parte indispensable de la alimentación

¿Y por qué en crudo?

Sencillo, el procesado de los alimentos hace que se altere su composición y absorción, y en la mayoría de casos destruimos parte de su valor nutricional, eliminamos el agua propia del alimento, e incluso podemos llegar a destruir determinados micro nutrientes. No hace falta imaginarnos una gran fábrica llena de máquinas, lo tenemos tan cerca como cocer los alimentos en agua, o preparar una olla exprés.

Tan sólo es recomendable aplicar algunos procesados para ayudar a la asimilación de ciertos alimentos como parte de los vegetales, que podemos triturar, picar o hervir al vapor puesto que la celulosa de muchos vegetales no es digestible en el sistema digestivo de nuestro perro o gato, y si pensamos en la propia naturaleza parte de este contenido se encuentra en un estado de semi procesado en el estómago de las presas.

¿Esta alimentación es saludable y segura para nuestras mascotas?

Por supuesto que sí. Una alimentación bien pensada, variada y con unos porcentajes que se adecuen a cada individuo, actividad, estadio de vida y condiciones particulares normalmente será una de los mejores regalos que hacerle a tu compañero de cuatro patas. Además, a día de hoy contamos con veterinarios con conocimientos en nutrición, literatura, y s hasta una comunidad creciente que siempre está dispuesta a ayudar y aprender.

De hecho, posiblemente muchos de los que ya hemos pasado a este lado, tenemos un mayor control sobre la salud de nuestros peludos, hay más concienciación en cuanto a peligros, higiene alimentaria, enfermedades, etc., realizamos analíticas y revisiones con regularidad y mantenemos una atención sobre el estado general de nuestras mascotas más exhaustivo.

Cierto es que habréis oído comentarios desde las famosas bacterias y el riesgo para nuestra salud, los, peligros de dar huesos, las supersticiones sobre dar crudo y la agresividad, y tantas ideas descabelladas o no tanto como os podáis imaginar.

Evidentemente esta alimentación hecha sin ningún control y sobre todo con cero interés por nuestra parte, añadiendo alimentos a la ligera nos puede llevar a situaciones de riesgo o incluso a crear un problema de salud. Pero como siempre es necesario cierto criterio y sentido común, a fin de cuentas, durante  generaciones hemos alimentado a nuestros hijos sin necesidad de tener grandes conocimientos en nutrición. Por lo que tampoco esto es excusa.

Beneficios de una alimentación natural.

Igual que cuando nosotros hacemos un cambio de dieta, especialmente eliminando alimentos refinados, preparados o procesados, nuestros perros y gatos también se benefician de forma importante.

Por una parte, hay cambios visibles y externos como la mejoría en el pelaje o la eliminación del sarro. Otros en cambio son internos y quizás no cuantificables a corto plazo, como el nivel de hidratación del organismo que afecta positivamente a la salud por ejemplo de los riñones. Pero por otra parte veremos incluso cambios en el estado general de nuestro perro o gato, más energía, sobre todo se ve perfectamente en animales senior; menores niveles de estrés gracias a la masticación o incluso mejor predisposición del organismo ante enfermedades y recuperaciones.

Sin duda son múltiples y variados los beneficios, y que fácilmente podrás apreciar en tu propia experiencia.

A día de hoy sin lugar a dudas la alimentación natural, no es sólo una moda como muchos intentan vender, sino una alternativa más que aconsejable, donde el objetivo es la salud de nuestros compañeros. El camino no será tan sencillo como abrir una bolsa de pienso, pero con un pequeño cambio por nuestra parte y un sincero compromiso a adquirir para el bienestar de nuestras mascotas, podremos llevar un cambio no sólo para tu perro o gato sino para otros muchos.

Espero sinceramente que os podamos ser de ayuda, pero sobre todo os invito a compartir, aprender, resolver las dudas que encontremos en el camino, plantear temas que os interesen y sobre todo espero que nos acompañéis en este nuevo proyecto.