A la hora de comenzar cualquier dieta natural el pollo juega un papel bastante importante, puesto que se trata de una de las proteínas digestibles y que menos problemas causan para iniciar tanto a nuestro perro como nuestro gato. Por este motivo la primera review dedicada a cada alimento que conforman una dieta variada no podía ser de otra forma que para esta carne tan versátil.

 

Temporada consumo carne pollo

Disponibilidad durante todo el año

El pollo es una de las carnes de más fácil acceso, en el sur de Europa sin lugar a dudas, y podemos encontrarlo en cualquier gran superficie, mercado o pollería a lo largo de todo el año.

Sí es cierto que si queremos alguna variedad en particular, como los pollos del bresse o lumagorri, de cría ecológica, etc, tendremos que buscar en mercados más especializados o pollerías que reciban este tipo de animales.

En cuanto a las vísceras de este animal son más complicadas de encontrar y tendrás que buscar una pollería que reciba o te consiga este tipo de piezas. En cuanto a su disponibilidad es posible que te encuentres con cierta escasez durante el verano, debido al calor y las vacaciones estivales, así que pregunta y haz acopio durante los meses de más calor.

Valores nutricionales

Esta es una tabla sencilla y  orientativa de su valor nutricional que nos servirá más adelante para ir haciendo una comparativa más elaborada.

Valor nutricional de la carne de pollo. Macro y micro nutrientes

Valores nutricionales

*Estos valores son para orientarnos, habrá que tener en cuenta la especie de pollo, edad de sacrificio, tipo de cría o alimentación, todos factores que harán que su valor nutricional sea algo variable.

Otro aspecto fundamental y a tener en cuenta es que en un mismo pollo podemos disponer  de los diferentes cortes o partes casi al completo, y adaptarlo a las características de nuestro animal, su tamaño y necesidades alimenticias. Esto hará también que su composición varíe dependiendo de la parte que escojamos.

Pechuga, alas, cuello, carcasa, contra muslos, muslos, y sus vísceras, son las partes que sin duda conformarán la mayoría de las dieta de nuestros peludos.

No obstante, aquí me gustaría puntualizar que quizás lo más importante no es sólo dar una variedad de carnes sino también de sus diferentes cortes, puesto que no es lo mismo una pechuga que un muslo con su hueso y piel que hará que el valor nutritivo varíe por ejemplo en cuanto grasas, potasio, o hemoglobina, sólo por poner un ejemplo.

Recomendado para:

Las partes más recomendables para comenzar por supuesto son la pechuga de pollo. Un básico para ir introduciéndonos en esta alimentación. Las carcasas, cuellos, y alitas serán también un indispensable en nuestra despensa siempre que adaptemos estas piezas al tamaño y dentadura de nuestro animal.

Más tarde podremos incorporar contra muslos y en último lugar, si la mandíbula de tu perro sobre todo lo alitas, carcasas y cuellos, luego podemos ir incorporando los contra muslos y por último si la mandíbula de tu perro o gato es adecuada los muslos que son algo más duros.

Tendremos además como decía que considerar las a cada animal en particular y ver que puede ser más o menos recomendable: Por ejemplo: no daremos a un mastín alitas de pollo o cuellos, siendo más apropiadas las carcasas y contra muslos, y viceversa, una carcasa entera quizás no sea la mejor opción para tu gato.

¿Piel sí, piel no? Yo prefiero darlo junto con su piel puesto que aporta una parte de grasa en una carne muy magra, además de tener un alto contenido en ácidos grasos Omega 6.

En cuanto  a los animales con alguna restricción en fósforo (como en los casos de enfermedad renal) o también limitar la ingesta de calcio en la dieta, podemos optar además de las pechugas en dar alas o muslos retirando el hueso y dejando sólo la carne. A la hora de meter el cuchillo podremos comprobar lo diferentes que pueden llegar a ser la carne de un mismo animal.

Intolerancias y alergias

Este asunto en particular en el pollo es algo un tanto controvertido. Muchos perros que se diagnostican como alérgicos o intolerantes al pollo lo son a los derivados que se incluyen en los piensos y no siempre es así en una alimentación natural. así que si tienes dudas al respecto contacta con un buen dermatólogo o veterinario con amplia experiencia en estos campos o nutrición para ayudaros.

En todo caso no te preocupes, si resulta que tu compañero es alérgico no hay problema, dos grandes alternativas son el pavo y el conejo.

Mis recomendaciones personales

Una alimentación natural es una dieta variada rica en proteína,

  1. Evita siempre basar la dieta en un exceso de un mismo corte de carne o alimento, en este caso hablando del pollo el mayor peligro que podríamos encontrarnos es con los cuellos, lugar donde está la tiroides, y si estamos hablando de animales de cría intensiva con más razón, porque podrías, estar sobre hormonando a tus perros y gatos. ¿habiendo variedad porqué limitarnos a sólo una parte del animal?
  2. Las vísceras del pollo son quizás de las más idóneas que encontremos a nuestra disposición, debido a que son animales más pequeños, sacrificados a una edad más temprana, la acumulación de toxinas y el estrés que han tenido órganos como el hígado o riñón es menor que por ejemplo el de una ternera. Pero sin duda cada víscera es merecedora de sy propio artículoulo para que no nos perdamos detalle.
  3. En último lugar, mi mejor recomendación es que si vuestra economía lo permite, y si no que pueda ser de vez en cuando, elijáis pollos camperos, libres o de cría con certificación ecológica, que estén alimentados con grano y ya a simple vista veréis la diferencia en el tamaño, color y composición de la carne. Será una verdadera proteína de alto valor biológico con menos toxinas (Siempre además nos queda comprar alguna vez un pollo entero y aprovechar todas las partes o picarlas con su hueso).