Ha sido nuestra experiencia, y el camino que hemos ido siguiendo especialmente en los dos últimos años los que han iniciado el cambio, tal vez la revolución, en nuestra forma de ver la alimentación, pero no sólo la de Astrid, Kyo y Lula, sino también la nuestra propia, como familia e individuo. Y es que no hay nada como ver las cosas con tus propios ojos y en primera persona.

Sí, hemos tenido que aceptar una verdad incómoda y de la que hemos sido responsables durante mucho tiempo, asumirlo, enrabietarnos y coger fuerzas para romper la inercia y ser honestos con nosotros mismos.

Además soy plenamente consciente que vamos contracorriente, puesto que gran parte de profesionales, y la tendencia mayoritaria en el campo veterinario y los servicios relacionados con las mascotas en la que estar en contra de las dietas adaptadas a la especie o basadas en alimentación crudas. Con múltiples ‘peros’ que te pondrán y muchas razones legítimamente refutables, otras que con algo de conocimiento se pueden desmontar sobre teorías que sólo buscan hacer parecer locos a todos aquellos que buscamos un cambio en cómo se estaban haciendo las cosas.

Y, a pesar de sus muchas trabas y con más razones que contras, sí, orgullosamente me declaro a favor de los alimentos frescos y naturales que salen de nuestros propios controles sanitarios, que puedes preparar en casa, y que podemos controlar en cualquier momento en nuestras propias manos, con su rigurosa higiene, cuidando y sobre todo evitando los procesos mecánicos excesivos, los cambios bruscos de temperatura, cocinados a alta presión, etc porque cada nutriendo que ingerimos son los que nos dan la vida, y éstos bien cuidados nos la dan con una buena calidad.

Así que cualquier lector que pase por aquí y piense que esto sólo es una moda y que no sabemos de lo que estamos hablando en cuanto a seguir una dieta natural yo sólo le voy a pedir que por favor te quedes con la siguiente idea:

Quiero una vida saludable para mi y mi familia, una alimentación variada y sana, que mi organismos esté en óptimas condiciones para afrontar las enfermedades, y los achaques, para estar activo y sano, una alimentación que nutra y no sólo llene el estómago y que contente a mi cerebro, yo quiero salud, quiero bienestar, y por supuesto quiero todo esto también para mis compañeros de cuatro patas.

Pd. Si alguien piensa que esto es una declaración de intenciones, que no le quede duda de ello.